A AMADA E QUERIDA RIBEIRA SACRA

A caballo entre las provincias de Lugo y Ourense se encuentra uno de los parajes más espléndidos de toda Galicia: ‘‘A amada e querida Ribeira Sacra’’. Sus rasgos más originales se encuentran fundamentalmente en el interior de los valles -encajados por los ríos Miño y Sil- caracterizados por una topografía, un clima y un paisaje diferentes a los existentes en los territorios limítrofes. Esto es debido a la presencia de laderas que superan los 64º de inclinación, bañadas en su mayoría por terrazas que se hunden en los Cañones, el rasgo más singular del territorio y hogar del futuro vino tan característico y conocido: el Mencía -Rectoral de Amandi- y el Godello.  

Topografía del terreno
Cañones del Sil
Viñas de la Ribeira

Todo el conjunto paisajístico tiene una extensión de 367 km2 que se extienden vigorosamente a lo largo de la orografía -bañada por bosques de robles, abedules, alcornoques, pinos, madroños y demás variedades que llegan hasta el agua- y la Historia: para entender su evolución sociohistórica, se debe mencionar la etimología del topónimo ‘‘Ourense’’. Ourense se descompone dando lugar a dos términos: la raíz ‘‘our-’’ y el sufijo ‘‘-ense’’. Existen varias hipótesis acerca del origen de la raíz, sin embargo, la más defendida relaciona el término con la llegada del pueblo romano, el cual bautizó a la provincia con el nombre de ‘‘La ciudad del oro’’ (Auriense), ya que, como su propio nombre indica, fue un lugar de gran abundancia aurífera.

Sin embargo, el territorio estuvo poblado con anterioridad, como el de Lugo y el resto de Galicia, por el pueblo castreño: así lo atestiguan diferentes emplazamientos como el castro de Oira -lugar del cual se extrajo otra teoría etimológica-, San Tomé, Baldegola y As Burgas, fuentes de agua termal en torno a las cuales se conformó la ciudad romana. De hecho, en época castreña también se extrajeron bastantes cantidades de metal: la metalurgia del oro en esta cultura está constatada desde el III milenio a.C. Esta gran tradición autóctona tiene sus máximos exponentes en la Edad del Bronce y se verá enriquecida durante la Edad del Hierro por el influjo de nuevas técnicas foráneas.

Castro de San Tomé
Castro de San Tomé

Con la llegada y el establecimiento de la cultura romana, la metalurgia del oro se verá multiplicada con la construcción de minas importantes como la ‘‘mina da Serra da Moa’’, en territorio lucense, posiblemente del siglo I o II d.C., con un túnel de 130 metros de longitud, o ‘‘Montefurado’’, una de las mayores obras de ingeniería de todo el Imperio, bajo el mandato de Trajano. Se calcula que los romanos extrajeron un total de 190 toneladas de oro que circularían por todo el Imperio en forma de monedas llamadas áureos. Cabe destacar que, la vía romana XVIII que cruza el lugar, facilitó mucho su transporte.

Vías romanas en Galicia
Áureo (moneda) - Wikipedia, la enciclopedia libre
Áureo

Para la extracción del oro, los romanos recurrieron a dos técnicas importantes: la ‘‘ruina montium’’ que consistía en construir galerías que se inundaban de agua y la que se llevó a cabo en Montefurado, a orillas del río Sil, donde se extrajeron grandes cantidades de oro. Lo que hicieron fue secar literalmente el rio. En una zona conocida como Pena do Corvo, el río traza un meandro de 2,5 km para poder salvar una dura pared rocosa de 120 metros de ancho; los ingenieros romanos construyeron un túnel a través de esa pared para desviar el rio por él. Así secaron el meandro y pudieron extraer el oro. Está claro que, la forma actual de muchas zonas de la Ribeira se debe a la explotación minera romana.

Túnel de Montefurado

El origen del término ‘‘Ribeira Sacra’’ ya no tiene nada que ver con la época romana, sino que nace debido a la llegada y consolidación del cristianismo durante la posterior época medieval, en la que se llevó a cabo toda una construcción de templos cristianos que se fueron extendiendo por todo el territorio, ya desde el siglo IV: ‘‘Rivoira Sacrata’’. Probablemente por el clima, la calidad de la tierra y la tranquilidad, A Ribeira fue escenario de la ascética vida anacoreta dando lugar a construcciones como San Pedro de Rocas. El anacoretismo es una corriente religiosa, de época sueva, caracterizada por la búsqueda del aislamiento, la austeridad y la caridad desprendiéndose de toda existencia material con la finalidad de limpiar el alma. Testimonio de ello se deja ver en la construcción y estética del mencionado templo.

San Pedro de Rocas

Pero, sin duda, la época más fructífera patrimonialmente hablando es la Románica, con una de las concentraciones de este estilo más grandes de Europa. De hecho, de esta época es el primer testimonio del término ‘‘Riboira Sacrata’’, citado en un documento del año 1124 firmado por la reina María Teresa de Portugal para el abad del monasterio de Santa María de Montederramo. Los templos del territorio ilustran la riqueza y variedad de la arquitectura construida entre los siglos X y XIII, donde hay documentados un total de 85 monasterios en la región, entre los que destaca el Monasterio de San Esteban de Ribas de Sil, Santa Cristina de Ribas de Sil y Santa María de Xunqueira de Espadañedo -en la provincia de Ourense- y San Esteban de Ribas de Miño, San Vicente de Pombeiro y Santa María de Ferreira de Pantón -en la provincia de Lugo-. Estos templos quedaron prácticamente abandonados en 1835 debido a la desamortización de Mendizabal.

San Esteban de Ribas de Sil
Claustro de San Esteban
Santa Cristina de Ribas de Sil
Detalle de la puerta lateral
San Esteban de Ribas do Miño

En el año 1923 se integraron en la lista del Patrimonio Histórico Español. En cuanto al conjunto da Ribeira Sacra, en 2019 se aprobó por el Ministerio de Cultura su candidatura a la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Rutas Na Ribeira

Como no podía ser menos, na Ribeira Sacra hay variedad de rutas tanto gastronómicas como patrimoniales. A continuación, se adjunta un enlace da Xunta de Galicia con todas las rutas que se pueden hacer:

https://www.turismo.gal/que-facer/rutas-turisticas/ruta-da-ribeira-sacra?langId=es_ES

Publicado por Nerea Golightly

Amante del arte hasta tal punto, que decidí dedicar mi vida entera a explorarlo, escribirlo y comerlo. Soy gallega orgullosa, amo mi tierra como el que ama a un hijo. He estudiado Historia del Arte en la ciudad más bonita del mundo, Santiago de Compostela. Actualmente resido en Lugo, ciudad que me vio nacer, pero pronto me iré a vivir a Barcelona para convertirme en egiptóloga. Soy la autora de un poema publicado en el libro ‘‘Poetas nocturnos IV’’ y de varias ilustraciones que he ido presentado a concursos desde que tengo uso de razón. Se podría decir que vivo por y para el arte pues no creo que exista un mecanismo de escape más fascinante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: